Saltar para contenido Saltar para menú de navegación
Volver

Noticia

No permita que su fórmula se torne amarillenta.

En el caso de los productos de cuidado personal y cosméticos, el consumidor suele estar más atento a los atributos organolépticos y al aspecto físico de éstos. Cuando el aspecto del producto no cumple sus expectativas, el consumidor pone en duda su uso; por ser percibido con potenciales riesgos para la salud o para el medio ambiente.

Una fuerte señal de este escenario es la adhesión a los app's que clarifica las etiquetas de alimentos y productos de higiene y belleza. En Francia, según el portal de noticias de RFI (Radio France Internationale), a principios de agosto, la aplicación francesa Yuka superó a 5 millones de usuarios. Esta aplicación escanea el código de barras del producto, procesa la información sobre la formulación y emite en segundos una evaluación sobre su impacto en la salud.

En marzo pasado, una asociación de consumidores franceses también lanzó el Quel Cosmetic, una app similar, pero con enfoque en las etiquetas de cosméticos. El objetivo de este app es informar a los consumidores sobre la composición de los productos que consumen, para que puedan tomar su decisión de manera más consciente. "La preocupación por un estilo de vida saludable dicta cada vez más el comportamiento de los consumidores", alerta la RFI.

Consumidor atento

Entre los ingredientes, los agentes antioxidantes, que son fundamentales para garantizar la estabilidad de las formulaciones, también entraron en la mira de los consumidores. "El consumidor está cada vez más atento a los ingredientes utilizados en los productos, buscando soluciones de calidad, que entreguen alto desempeño y que no tengan polémicas en cuánto a su uso. Además, hay una creciente demanda de productos naturales, lo que hace que la estabilidad del producto sea un desafío aún mayor para los formuladores", de acuerdo a Christine Botto, Marketing Personal Care de BASF América del Sur.

Christine explica que, como el oxígeno está en todo nuestro alrededor, muchos compuestos pueden oxidarse durante la mezcla, el procesamiento y el almacenamiento. "Los ingredientes derivados de grasa y aceite son sensibles a la oxidación, especialmente en presencia de componentes con grasas insaturadas. Los aceites aromáticos y las fragancias finas también se oxidan fácilmente ", enfatiza.

La oxidación de ingredientes en productos cosméticos puede generar problemas como cambio de color y el olor, además de la rancidez de los aceites y las grasas. Por lo tanto, la utilización de antioxidantes en las formulaciones cosméticas es imperativa.

El gran desafío para los fabricantes es resolver la ecuación de introducir antioxidantes para no alterar el color final del producto, y no generar cuestionamientos por parte del consumidor en cuanto a seguridad para uso e impactos para el medio ambiente.

                          

Solución Argentina

Frente a la necesidad de soluciones alternativas que atiendan a un consumidor más consciente y exigente, BASF está lanzando el Tinogard® CP, un nuevo antioxidante líquido listo para usar; como una alternativa a productos ya disponibles en el mercado.

 

Entre las ventajas técnicas de aplicación y de rendimiento, Christine refuerza que, por ser líquido, el producto no necesita ser solubilizado o calentado, facilitando el proceso de formulación. Además, el producto no causa amarillamiento en la fórmula y no es volátil. "Además, no provoca efectos adversos para el uso, ni daños al medio ambiente", afirma la experta, resaltando que Tinogard® CP puede ser usado en combinación con antioxidantes fenólicos y no fenólicos o con estabilizadores de luz.

 

“Los derivados fenólicos son los antioxidantes más comunes del mercado, sin embargo los mismos han comenzado a ser cuestionados por su perfil eco-tóxico y por los posibles daños sobre la salud humana. Si bien existen estudios y experimentos realizados para verificar su carcinogenicidad y posibilidad de ser considerados disruptores endócrinos aún las evidencias son limitadas y los resultados no ofrecen bases suficientes para conclusiones. Sin embargo, frente a esta polémica, BASF se enfocó en desarrollar una alternativa que no presenta efectos adversos ante su uso ni para el medio ambiente, cumpliendo no solo con las expectativas de los consumidores sino también con una performance superior al resto de los antioxidantes hoy en día disponibles”, finaliza Silvina Soledad, Técnica de Personal Care en BASF Argentina.